Exquisitos productos del Líbano

Hace varias semanas me sorprendí investigando sobre los vinos del Líbano. Los conocía desde hace varios años, cuando estudiaba para formarme como sommelier, pero la verdad es que nunca había prestado atención al tema de la historia y el desarrollo de la cultura viti-vinícola en esa zona del mundo.

El Líbano, localizado en el  Oriente Próximo o Medio Este, limita al norte y al este con Siria, al sur con Israel, y tiene al oeste al mar Mediterráneo. Cuenta con una ubicación privilegiada no sólo para el cultivo de la vid sino de otros productos agrícolas.

Tierra con una historia antigua en lo que a agronomía se refiere. Más de seis mil años de historia relacionados con la vid. Heredera de los Fenicios, quienes se encargaron de producir la uva y comercializarla como fruta y como vino, difundiendo la bebida en otras culturas del mediterráneo.

Mapa del Líbano

Un país con una historia y un presente muy agitado. Cuna de comunidades cristianas y musulmanas que han tenido una influencia enorme en la definición de su cultura.

El Valle de La Bekaa es hoy día la región de producción por excelencia, aunque antiguamente las zonas adyacentes al mar eran las más destacadas, pues estaban situadas cerca de los puertos, lo que hacía más sencillo el transporte.

Sus condiciones son envidiables. La altitud del Valle de la Bekaa es de unos mil metros sobre el nivel del mar. Sus veranos son largos y calientes, pero con frescas noches que permiten un excelente equilibrio para la maduración de la uva. Cuenta con una fuente natural de agua proveniente de una pluviometría promedio anual de 700mm más el deshielo de la nieve que baja por las laderas del Líbano y las cordilleras del Anti-Líbano.  Tiene suelos con buen drenaje, ricos en grava y piedra caliza, con una carga mineral de hierro que se refleja en los vinos.

Un poco de historia

En el siglo XVI la ocupación por parte del Imperio Otomano tuvo un impacto en la producción del vino, que hasta el momento era bastante amplia. Fue gracias al llamado Sistema Millet, un sistema de excepción, que se pudo mantener el cultivo de las vides y la elaboración del vino con propósitos exclusivamente religioso dentro de las comunidades Cristianas.

Así como se mantuvo la industria viti-vinícola, aunque un poco bajo perfil por un par de siglos. La presencia de los franceses en diversos momentos de la historia del Líbano ha impreso un sello en lo que hoy son los vinos de esa región.

A mediados del siglo XIX las tropas francesas desembarcaron para proteger a los cristianos tras la muerte de miles de ellos en los enfrentamientos con los Druzos. Fue en esa época cuando los monjes franceses Jesuitas fundaron Château Ksara (1857) y comenzaron a elaborar en el Líbano vinos con el estilo de su país, mientras los locales –aún bajo la prohibición- aprendían nuevas técnicas de producción de vino.

En 1878 varias cepas francesas típicas de la zona del suroeste pero provenientes de Argelia, fueron introducidas al Líbano y plantadas en Château Ksara. Fue así como comenzaron a producirse vinos a partir de Cinsault, Carignan, Mourvèdre y Clairette, entre otras uvas. Hasta entonces se había trabajado sobre todo con cepas nativas como Merweh y Obedieh.

Como era de esperarse, las dos guerras mundiales causaron impacto en el desarrollo de la viticultura. Pero la protección francesa se mantuvo por muchos años y su influencia en lo que es hoy el negocio viti-vinícola fue determinante. La mayoría de las bodegas de la región se denominan Château y las variedades de uvas que se utilizan son casi todas de origen galo, incluso las de los vinos de corte más moderno.

Los tres grandes

Los tres grandes: Ksara, Kfraya y MusarChâteau Ksara (1857), Château Musar (1930) y Château Kfraya (1946) son en la actualidad las tres bodegas libanesas de mayor renombre en el mundo. Me encanta poder decir que he tenido la buena suerte de haber probado vinos producidos por todas ellas.

En 1930 Gaston Hochar, quien recién regresaba de Burdeos, fundó Château Musar. Desde entonces comenzó a producir vinos de excelente calidad con un marcado toque francés. Según cuenta la historia de este productor, el Major Ronald Barton (Château Langoa-Barton) quien estuvo en el Líbano durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un gran amigo del dueño de Musar, lo que fijó una gran relación -que se mantiene hoy día- entre esta bodega y la región francesa de Bordeaux.

Por su parte, el castillo de Château Kfraya fue construido en 1946 por Michel de Bustros, su actual presidente. En sus inicios, solamente cultivaban las vides y vendían las cosechas a bodegas productoras.  En 1979 produjeron sus primeros vinos y desde entonces han ido aumentando su producción en litros, la extensión de sus viñedos y el tamaño de la bodega.

Las cepas del Líbano

Michael Karam, periodista y escritor especializado en vinos, de padres libaneses, tiene un excelente blog llamado “Your Wine Style” (yourwinestyle.wordpress.com) en el que publicó un artículo sobre las cepas plantadas en el Líbano.

Traduje la información allí suministrada a propósito de una presentación que realizamos en Vinmoz sobre vinos libaneses, la cual acompañamos con algunos vinos de Château Ksara y Château Kfraya, cortesía del equipo de CCS Wines, con quien pasamos una exquisita velada.

Variedades Tintas:

  • Cabernet Sauvignon: ha ido reemplazando la Cinsault en los vinos más modernos, siendo la cepa más plantada en la actualidad
  • Cabernet Franc: se utiliza principalmente en la elaboración de los vinos rosados
  • Carignan: muy utilizada, sobre todo para dar color y estructura
  • Cinsault: la más utilizada a lo largo de la historia de los vinos libaneses
  • Grenache: una uva muy utilizada por los productores del Líbano
  • Merlot: una cepa importante y popular en la mayoría de los vinos de gama media/alta
  • Mourvèdre: muy popular entre los productores libaneses porque da origen a vinos con excelente estructura
  • Petit Verdot: suele ser una de las uvas presentes en los blends
  • Syrah: se ha convertido en una de las cepas favoritas
  • Tempranillo: popular entre algunos productores

Variedades Blancas:

  • Chardonnay: relativamente nueva, pero ha contribuido a la creación de vinos  impresionantes
  • Clairette: importante actriz de los vinos blancos del Líbano, pero su presencia está disminuyendo
  • Gewürztraminer: se utiliza en el Líbano en cantidades sumamente limitadas
  • Merweh: cepa indígena que se dice es la Semillón original
  • Muscat: plantada en cantidades limitadas en El Líbano, donde se mezcla con otras cepas
  • Obedieh: Una uva blanca autóctona de El Líbano
  • Sauvignon Blanc: se piensa que es descendiente de la Merweh. Se utiliza ampliamente
  • Viognier: de reciente llegada al Líbano, se mezcla con Chardonnay, Sauvignon Blanc y Muscat para crear vinos de alta gama

Definitivamente hay que probarlos

Tanto las tres grandes bodegas, como muchos otros de los 35 productores del Líbano, se expanden rápidamente en el mundo para mostrar a los amantes del vino los excelentes productos que son capaces de producir.

Hoy día el Líbano produce aproximadamente 7 millones de botellas anuales, casi todas provenientes de las sub-zonas de Zahle y Kefraya (oeste del Valle de la Bekaa). Sin embargo, algunos productores están apostando a otras aéreas en Batroun (zona costera en el Líbano Norte) y Jezzine(en el Líbano Sur).

Vinos blancos muy aromáticos pero con buena acidez, que deleitan el paladar. Vinos tintos expresivos en nariz, con mezcla aromática de frutos de bosque y notas especiadas, con una boca mineral y de buena estructura, que se presentan con una variedad tánica propia de la cepa que les da origen. Ambos ideales para acompañar la cocina de la región, así como muchas otras comidas especiadas.

Productos de calidad que rinden homenaje a miles de años de historia produciendo vino.