Experiencia Fresh & Dry (Octubre, 2012)

La mayoría de los venezolanos consumidores de vinos están más familiarizados con los vinos de Nuevo Mundo, especialmente Chile y Argentina, que con los vinos de Viejo Mundo, quizá porque los primeros son más fáciles de entender.

El concepto de “terroir”, que va más allá de suelo –incluye clima, mano de obra y tradición- le da a los vinos europeos características particulares que son difíciles de conseguir en este momento en Nuevo Mundo. Aunado a ello, en el viejo continente se elaboran muchos vinos a partir de la mezcla de diferentes uvas y con métodos de vinificación que son distintos a los tradicionales.

Es posible que lo antes mencionado haya sido una de las razones por las cuales Masi Agrícola desarrolló una actividad llamada “Fresh & Dry”, con el objetivo fundamental de brindar la oportunidad a quienes disfruten de la experiencia, de entender los vinos de Valpolicella y cada uno de los elementos que los componen.

Imagen

Experiencia Fresh & Dry
Ser parte de esta experiencia fue algo único y factiblemente irrepetible. Tuve oportunidad de ser invitada en una primera ocasión por Distribuidora Di-Masi para participar en la actividad; en una segunda oportunidad Vinmoz fue la sede para que algunos aficionados tuvieran el chance de conocer los vinos de Masi Agrícola y la vinificación de Valpolicella.

Fresh & Dry. 12 vinos en copa y todos los asistentes tomando fotos para fijar el momento. Algunos piensan que hay poco vino en las copas, otros piensan que son muchas copas para degustar. Ambos errados. El servicio es perfecto y la cantidad de copas es la exacta.

Tamara Belgiovane, Sommelier de Distribuidora Di-Masi, dirige la degustación. Nos ubica en la región, y con su pasión para hablar sobre el vino nos traslada de inmediato a Italia, específicamente al Véneto.

La idea de esta experiencia –y es lo que la hace única- es que los participantes aprendan a reconocer las bondades de cada una de las cepas que forman los blends de esta región, tanto en su versión “Fresh” (vinificación tradicional), como en la “Dry” (uvas pasificadas), así como el Appaxximento, una técnica de producción desarrollada por Masi, que permite obtener tres tipos de producto los cuales Tamara explicó:

100% Appassimento: vinos hechos en su totalidad con uvas semi-deshidratadas o pasificadas, como se les dice comúnmente. Estas uvas pueden incluso haber sido atacadas por la Botrytis. Son vinos que se elaboran con una lenta fermentación (45 a 65 días).

Doble Fermentación: elaborados a partir de mosto fresco (30%) al que se le agrega mosto de uvas semi-deshidratadas (seis semanas de deshidratación) para que arranque una segunda fermentación, la cual ocurre en los llamados fustos veroneses, que son una suerte de grandes barricas de roble esloveno, de 600 litros de capacidad.

Blend: mezcla de vino producto de uvas frescas y vino elaborado a partir de uvas semi-deshidratadas (tres semanas de deshidratación). Aunque no hay maceración como tal, la fermentación se realiza en el fusto esloveno por 30 días aproximadamente y el vino reposa seguidamente tres meses en barrica de roble para conseguir algo de estructura.

Partiendo de esta base, comenzó la degustación, con un recorrido que pasó de lo más sencillo a lo más complejo:

Los Blancos

1. Pinot Grigio (Fresh): de color amarillo pálido con destellos verdosos, de una intensidad media/alta en nariz, con aromas a frutas cítricas y marcadas notas florales (jazmín). En boca tiene una acidez muy marcada y una mineralidad absolutamente perceptible. Se despide con un ligero amargo.

2. Verduzzo (Dry): de color amarillo fuerte y más denso en copa que el anterior. Intensidad media en nariz. Las notas florales son bien marcadas, pero también las notas cera de abeja y algo de almendras. En boca tiene buena acidez (pero mucho menor a la del Pinot Grigio) y se repite la salida amarga. Es un vino blanco más corpóreo, con una astringencia ligeramente perceptible.

3. Masi Masianco 2011: un blend de Pinot Grigio con Verduzzo. Un vino de corte moderno, “Superveneciano”, que va más allá de la suma de los dos productos anteriores. Hay una conjugación perfecta de ambos vinos (70% Pinot Grigio / 30% Verduzzo). El vino tiene un color amarillo claro, con una densidad media baja. Una nariz mas frutal que floral, con un toque dulzón. En boca tiene una entrada dulce, con una acidez en su justa medida, la nota salina presente y una despedida amarga. Un vino untuoso en boca, envolvente, con una persistencia media.

Los Tintos Jóvenes (fresh)

4. Molinara: es la cepa que se usa en menor proporción en la mezcla de los vinos de Valpolicella. De color violeta, sus aromas recuerdan fundamentalmente las especias (regaliz) y las hierbas aromáticas, y se presenta en boca con una acidez marcada, que le da mucha frescura al vino.

5. Rondinella: debe estar presente en los vinos, en una proporción entre el 5 y el 30%. Aunque el vino se presenta más concentrado con el elaborado con Molinara, sigue siendo de intensidad baja. En nariz hay notas de frutas rojas (cereza), algo ligeramente herbáceo y recuerdos de sotobosque. En boca es menos acido pero mucho más astringente, lo que lo hace un poco mas robusto.

6. Corvina: es la cepa que predomina en la mezcla, siendo el corazón de los vinos (45 a 95%). De color rubi con destellos purpura, brillante e intenso, con una nariz que mezcla el aroma marcados a cereza con ligeras notas especiadas. Una cepa con más carácter y mayor balance, aunque deja una sensación ligeramente amarga en su despedida. Buena persistencia.

7. Masi Bonacosta 2011: está elaborado con 70% de Corvina, 25% de Rondinella y 5% de Molinara. Es un vino de color ciruela (violáceo), de intensidad baja, que se presenta expresivo en nariz con marcados aromas a cerezas y regaliz, con un dejo floral muy agradable. En boca tiene una ligera entrada dulce, una acidez media, un mineralidad bien perceptible y una suave despedida. Con su cuerpo ligero y corta persistencia, es un vino que invita probar un nuevo sorbo rápidamente para su disfrute. Puede ser tomado como aperitivo o acompañar comidas suevas como un carpacho, unas berenjenas asadas con salsa de tomate, pizzas sencillas tipo margarita, entre otros.

Los tintos con “Appaxximento”

8. Molinara: cuando esta uva es pasificada, da vinos con mayor concentración de color. Sus notas especiadas aumentan considerablemente en nariz (sobre todo los clavos), recuerda las frutas maceradas de nuestra torta navideña y aunque su acidez en boca se mantiene, está un poco más equilibrada que cuando la cepa es vinificada fresca

9. Rondinella: la pasificación da como resultado un vino más intenso en color, con aromas que dan sensación de dulzor como el de las cerezas marrasquino y los caramelos de regaliz, con taninos presentes pero suavizados si se compara con aquellos del vino fresco. Su salida ahora tiene un ligero amargor.

10. Corvina: con la pasificación la extracción del color cambia, por lo que el vino se presenta más profundo. Los aromas a cereza se intensifican de manera importante, se sigue apreciando las especias y aparecen unos dejos de frutos secos (avellanas, nueces) que antes no estaban. En boca su persistencia es mucho mayor que la del vino fresco.

11. Masi Campofiorin 2009: elaborado con 70% de Corvina, 25% de Rondinella y 5% de Molinara, este vino tiene un color rubí intenso, con una capa media/alta. Las especias en nariz son muy marcadas pero ahora se ven acompañadas con notas torrefactas (café y algo de chocolate) fundamentalmente, aunque es un vino que va cambiando sus aromas en copa. Un vino absolutamente balanceado, más envolvente, con una buena astringencia. Según nos comento Tamara, es un vino que quiere bastante al tomate (cosa que no es común en el vino), con lo cual podemos imaginar varios platos para armonizarlo.

12. Masi Amarone Costacera 2007: todo el vino es elaborado con uvas pasificadas, las cuales fueron incluso atacadas por la Botrytis bajo condiciones naturales. Tiene un color a piel de ciruela, con destellos granates. Es un vino denso en copa, el cual forma unas lágrimas que resbalan lentamente. Su nariz, de intensidad media/alta tiene un abanico de aromas que se presentan como un conjunto. Encontramos ciruelas negras, higos deshidratados, muchas especias, algunas notas vegetales como te y tabaco e, incluso con mucho mayor capacidad que el Campofiorin, el Amarone quiere mostrar todo su potencial aromático a medida que va pasando un rato en la copa. Su entrada dulce en boca es muy agradable, acompañada por una buena sensación de acidez y mineralidad que te deja saber claramente que se trata de un buen italiano. Es un vino untuoso y envolvente, sumamente elegante, que se queda en boca y persiste por largo rato.

Tal como lo comenté al inicio, una experiencia única. Descubrir cada una de las partes y degustar como ellas se integran de una manera tan espectacular para conseguir vinos como los acá descritos (3, 7, 11 y 12) es algo mágico. Es un producto de arduo trabajo hecho con pasión y con las ganas de hacer bien las cosas, de mantener la tradición y de darla a conocer, buscando un entendimiento global para su mayor disfrute.

Gracias a Masi Agrícola y a los amigos de Distribuidora Di-Masi por tan excelente velada.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s