El Vino Negro de Cahors

Cahors 01

Aunque lo había tomado una vez, debo decir que hasta ayer realmente no conocía el Malbec de Cahors. Creo que es un vino que el consumidor regular ni siquiera sabe que existe.  Resulta casi seguro que a cualquier persona a quien uno le hable sobre Malbec, automáticamente lo asocie con Argentina. En el caso de los profesionales, por lo general cuando se piensa en un francés, la mente se va directamente a Burdeos o Borgoña, a los perfumados blancos de Alsacia o al afamado Châteauneuf-du-Pape, pero nunca a Cahors.

Cahors está ubicada en el sur oeste francés. Esta región recibió a los romanos y su cultura de la bebida, incluso antes que algunas vides para la producción de vino fueran llevadas a Burdeos. Está ubicada entre los paralelos 44 y 45 de latitud norte, a la misma distancia del océano Atlántico, del Mar Mediterráneo y los Pirineos.

Las uvas permitidas dentro de la Apelación (creada en 1971) son Malbec -que es la protagonista-,  Merlot y Tannat. En el sur oeste la Malbec también se conoce como Auxerrois, mientras que en otras zonas de Francia se le llama Pressac, Noir de Pressac, Gros Noir y Cot (Valle del Loira). En Burdeos también se le dice Malbec.

Los viñedos de Cahors se ubican a ambos lados del río Lot, por lo cual sus suelos son fundamentalmente aluviales, marcados por la caliza, con muy buen drenaje sobre todo en la parte media/alta de la ladera. En la parte más plana, a unos 300 metros de altura, se consigue también algo de grava y de arcilla.

El Terroir

Hablar del vino en el Viejo Mundo y no hablar de terroir es omitir uno de sus valores fundamentales y Cahors no se escapa de ello. Dependiendo de la zona de la ladera donde estén las vides (dos tercios de las plantas están allí, el resto en la parte plana), sea esto más cerca o más lejos del río Lot, las uvas que produzca la planta darán origen a vinos con diversas características, eso sí, todos muy minerales.

Partiendo de ello en Cahors han dividido sus vinos fundamentalmente en tres grupos:

  • Suaves y Afrutados: con un 70 a 85% de Malbec (el resto puede ser de Merlot o Tannat, las otras dos cepas permitidas, pero dada la clasificación hace más sentido que sea de Merlot, que es más delicado y menos astringente). Generalmente estos vinos provienen de las vides sembradas en lo que ellos llaman T1, la zona más cercana al río.
  • Vivos y Poderosos: con un 85% de Malbec como mínimo (el resto puede ser de Merlot o Tannat). Típicamente las vides para la producción de estos vinos son las que se encuentran en la T2.
  • Vinos  Intensos y Complejos: son aquellos elaborados en su totalidad con Malbec, fundamentalmente con uvas de la T3 Y T4, más al tope de la ladera.

El clima de la región es Atlántico, con lo cual ni los inviernos ni los veranos tienen temperaturas extremas. Si a esto añadimos que los viñedos están muy cercanos al río, podríamos pensar que la humedad es muy fuerte y quizá no sea lo mejor para la Malbec. Pero la sabia naturaleza juega cada año un papel muy importante para que las uvas logren su maduración óptima y las vides no se enfermen. A partir del otoño y hasta el final de la cosecha, el viento Autan, caliente y seco, sopla desde el Mediterráneo, regulando la temperatura y controlando la humedad. El suelo absorbe el calor y lo irradia, lo que contribuye con la maduración del grano.

Varios de Cahors
Las diferencias entre los dos Malbec

En términos de las características de los vinos, cuando hablamos de un clásico vino de Cahors, las diferencias frente a los Malbec Argentinos vendrían a ser las siguientes:

  • En vista, un color más negro (como el de la piel de la ciruela negra) y menos violáceo
  • En nariz, menor intensidad aromática, aunque mucho más florales (violeta bien marcada). Menos afrutados que los tintos Argentinos, con presencia de regaliz y una nota mentolada que poco se consigue en los Malbec suramericanos
  • En boca tienen una mayor acidez y los más tradicionales van a presentar una astringencia “rústica”
  • Con la crianza, además de las notas asociadas con la barrica, el vino desarrolla importantes aromas a trufas (un aroma que le viene posiblemente del terroir, pues en Quercy se encuentra una producción importante de este hongo)

No obstante, coloquialmente hablando, estas son “diferencias de librito”, pues en la actualidad muchas bodegas de Cahors trabajan sus vinos con métodos modernos de vinificación y dan origen a productos similares a los de Nuevo Mundo. De su producción total, 60% es exportada. Es posible que esto se deba a que los productores de Cahors están aprovechando el arduo trabajo de mercadeo realizado por los Argentinos en torno al Malbec, y entonces quieran entrar con vinos que tengan cierto parecido a las ya conocidas y aceptadas por el consumidor final.

Retomando el tema de las diferencias, cito dos comentarios de personas relacionadas con el mundo del vino. El primero lo hizo el famoso enólogo francés Michel Rolland, uno de los mayores promotores del Malbec Argentino en el mundo, pero quien también asesora viñedos franceses, hoy día algunos de ellos en Cahors. En una entrevista  realizada por la revista Drinks International, en Noviembre 2007, le preguntaron cuál de los dos vinos prefería y él contestó: “Cuando tienes dos niños, es difícil tener uno favorito. ¡Yo los bebo ambos!”.

El segundo es de Jérémy Arnaud, director de Mercadeo de la UVIC (Union Interprofessionnelle des vins de Cahors), quien afirma que “el Malbec de Cahors es un Malbec de Terroir, con sus raíces en el suelo. El Malbec de Argentina es un Malbec del sol, con sus raíces en ese mismo sol”.

Las degustación en Vinmoz

Ayer (abril 20, 2013) realizamos en Vinmoz una actividad llamada “Conociendo a… Los Vinos de Cahors”. Hicimos una degustación de cinco vinos, cuatro de los cuales se encuentran en Venezuela. Si bien no voy a publicar las notas de cata como tal, a continuación comento un poco la experiencia.

  1. Pigmentum, Georges Vigouroux, 2011: elaborado en su totalidad con Malbec. Un vino joven, fácil de tomar, con un color violáceo más parecido al de los Malbec argentinos que a los tintos de Cahors. De intensidad media en nariz, resaltaba la nota a violeta. En boca una marcada acidez y buena mineralidad, y una astringencia perceptible pero suave.
  2. Gouleyant, Georges Vigouroux, 2011: elaborado con un alto porcentaje de Malbec y un poco de Merlot, menos violáceo que el primero, de capa media/alta. De nuevo resaltaba la nota floral en nariz, pero esta vez la rosa roja acompañaba a la violeta. Más afrutado que el anterior, con un toque de mermelada de frutas de bosque. En boca la acidez era más baja, pero el vino era igualmente mineral.
  3. Château Lafleur de Haute-Serre, Georges Vigouroux, 2010: un color más parecido al que imaginamos en un vino de Cahors, como la piel de la ciruela negra, profundo. Más intenso en nariz, con aromas que recordaba una vez más lo floral, acompañado de la fruta y la nota de regaliz absolutamente presente. Muy balanceado y elegante en boca, armónico, con una sutil salida amarga. Un vino más carnoso y estructurado que los anteriores, que invita a degustarlo con algún platillo.
  4. Renaissance, Château de Gaudou, 2006: el único de los vinos que no está en Venezuela, cortesía de un buen amigo de la casa, el señor Rafael Klemprer. Un tinto de Cahors sin lugar a dudas. Un vino con pronunciados aromas terciarios que recuerdan mucho a los vinos del viejo mundo, con el aroma de trufas muy perceptible así como el de tinta, lo que nos hizo pensar en que posiblemente en la mezcla hubiese algo de Tannat. Un vino absolutamente elegante en boca, con una acidez menor a los primeros tres vinos, de astringencia aterciopelada y un discreto amargor al despedirse. Al igual que el anterior, muy persistente.
  5. Château de Haute-Serre, Georges Vigouroux, 2000: aunque este vino también nos lo obsequió Rafael (quien lo trajo directamente de Cahors), es un producto disponible en Venezuela, aunque con una añada mucho más joven. Lamentablemente llegó a nosotros en su última curva de vida, por lo que tengo la tarea pendiente de adquirir uno para degustarlo y publicar sus notas de cata.

Para cerrar debo decir que ha sido un placer conocer a los vinos de Cahors. No creo que haya que compararlos con los Malbec de Argentina, pues son una expresión diferente de una misma cepa en un terroir distinto. Lo mejor de la experiencia ha sido saber que tengo una opción, hasta ayer desconocida, en el portafolio de los vinos tintos franceses.

¡Salud!

Si quieres aprender más sobre el Malbec de Cahors, no dejes de visitar:
www.cahorsmalbec.com
www.vindecahors.fr
www.blackisphere.fr
www.frenchmalbec.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s