Degustación: Saliéndonos de lo Cotidiano (varietales poco frecuentes)

Cuando un consumidor (no profesional, no experto) se acerca a un anaquel para seleccionar un vino, tiende a adquirir botellas que le son familiares, productos de uvas que ya conoce y que sabe que van a satisfacer su paladar.

Lo que no sabe ese aficionado es que en esas estanterías de vinos hay productos que se presentan solamente con su denominación de origen, que están elaborados con variedades que posiblemente él nunca haya escuchado, pero que con certeza podrían complacer su gusto.

Es por ello que decidí realizar ayer (26 de julio, 2015) esta degustación que llamé “Saliéndonos de lo Cotidiano”. Fue una gran experiencia. Me encantó poder compartir con los 16 participantes un espacio en el que pude darles a conocer esos productos poco frecuentes, los cuales todos disfrutaron.

Los productos que degustamos:

  • Grillo (2012), Feudo Maccari, I.G.P. Terre Siciliane, Sicilia, Italia (Variedad: Grillo): llamó la atención de todos su color amarillo intenso (poco común en un blanco seco), así como su densidad en copa. En nariz se presentó con una intensidad media/alta, con aromas florales por encima de los frutales, algunas notas de almendras, y un toque de hierbas frescas (malojillo, particularmente). En boca su acidez nos invadió, acompañada de una sensación mineral y una ligera salida amarga. Un vino blanco con cuerpo, untuoso, ideal para armonizar con comidas. Algunas sugerencias: pasta con salsa blanca, aromatizada con lima / risotto a la crema / pollo al limón
  • Vagnoni Molina (2013), Antica Azienda Agricola, D.O.C.G. Offida, Marche, Italia (Variedad: Pecorino): de color amarillo pálido y una densidad en copa similar al Grillo. Su intensidad en nariz era media, pero claramente se distinguían aromas más frutales, destacando la pera y algunos cítricos. En boca sorprendió su buena acidez, la cual unida a la mineralidad, definieron al producto como un blanco fácil de tomar, ideal para consumir como aperitivo o para acompañar platos frescos como ensaladas con frutos del mar, mousse de atún (como el que probamos al final), o para resaltar los exquisitos aromas y sabores de una sopa de mariscos. Por cierto,  Guido Cocci es el nombre del productor que les comenté se encargó de propagar nuevamente el cultivo de Pecorino (1980)
  • Hécula (2010), Familia Castaño, D.O. Yecla, Yecla, España (Variedad: Monastrell): la denominación de origen Yecla nos mostró el carácter de sus vinos con este Monastrell cien por ciento, intenso y profundo en coloración, de intensidad media en nariz, y una potente astringencia que nos invitaba, sin duda alguna, a pensar en acompañarlo con un plato suculento y untuoso. Unas costillitas a la BBQ, un lomo de cerdo con ciruelas pasas o unas chuletas de cordero al romero, serian una excelente opción para armonizar con este vino.
  • Tobelos Garnacha (2009), Tobelos, D.O. Ca Rioja, Rioja, España (Variedad: Garnacha): este producto nos mostró la elegancia de un buen Rioja. Intenso en vista, con un color roja granate. Pero lo que realmente nos sorprendió fueron sus aromas terciarios. Las fuertes notas florales se conjugaron con unos exquisitos toques de madera y especias, que luego dejaban salir aromas de frutos negros maduros. En boca percibimos una suave entrada, con una acidez perceptible, y una elegante despedida. Un vino aterciopelado, que envolvía la boca y nos dejaba una larga persistencia.

varietales

La experiencia fue una oportunidad para descubrir nuevas variedades y aproximarnos a esos productos que están en los anaqueles y que muchas veces ignoramos porque no los conocemos. La invitación es a probar y darle la oportunidad a uvas no tradicionales.

Elizabeth Yabrudy

Anuncios