Vinos frescos del Véneto

El título de esta reseña fue el mismo de la degustación que dirigí el pasado domingo, 14 de Febrero, en la Hacienda La Trinidad. Como lo comenté ese día, era necesario hacer uso de la palabra “fresco”, porque casi de manera automática cuando alguien piensa en vinos de esta zona de Italia piensa en tintos y, especialmente, en el grandioso Amarone.

Vinos frescos del Véneto

La degustación tenía la intención de llevar al participante por un recorrido que le permitiera descubrir otros vinos del Véneto, comenzando por el alegre y burbujeante Prosecco, pasando por blancos vibrantes y minerales, para cerrar entonces con un tinto que siendo fresco, se muestra con personalidad.

El espumante que disfrutamos al comienzo de la actividad fue el Frattina. Un producto de la DOC Prosecco, elaborado fundamentalmente con la variedad Glera. Ideal para iniciar nuestro encuentro, este vino se presentó con una intensidad media/alta en nariz, fresco y fácil de beber, con una delicada burbuja. Esta denominación de origen abarca parte del territorio del Véneto, pero también algunos distritos de Friuli-Venezia-Giulia. No obstante, el corazón de la producción está en Treviso y los espumantes de mayor calidad se producen bajo la DOCG Prosecco di Conegliano Valdobbiadene y la DOCG Prosecco Colli Asolani.

El segundo vino provenía de la IGT Delle Venezie, que abarca todo el territorio conocido como Tre Venezie (Veneto / Friuli-Venezia Giulia / Trentino-Alto Adige). Fundamentalmente cultivado por variedades blancas, en particular con la Pinot Grigio que encuentra en este espacio unas condiciones ideales para su cultivo. El Danzante Pinot Grigio que degustamos era del 2013. Tenía un color amarillo pálido (casi acerado) y se movía ágilmente en la copa. En nariz presentó una intensidad media/baja. Sus aromas recordaban algunas notas de frutas blancas entre las que mencionamos pera y durazno, así como suaves notas florales (madreselva) y algo de miel. En boca tenía una marcada acidez y un carácter mineral que impresionó a muchos de ustedes, con un cuerpo ligero y una permanencia media/baja. Un vino fresco, vibrante, que luego pudieron armonizar con la mousse de atún, así como también con la torta de duraznos aromatizada con romero (acompañada de crema de queso de cabra).

Pasamos entonces al Masi Levarie, también del 2013. Un vino blanco de la DOC Soave Classico, cuya variedad principal es la Garganega. Nuevamente un amarillo pálido, pero con algunos reflejos verdosos en la herradura, mostrando una mayor densidad que el anterior en copa. La intensidad en nariz era media y entre los aromas que resaltaban estaban nuevamente las frutas blancas con semilla, manzana verde, algo de jazmín, frutos secos como las almendras, y un toque particular de hinojo. En boca se percibía con buena acidez (aunque no tan alta como la del Pinot Grigio) y un carácter mineral, casi salino. Pudimos confirmar los aromas en boca y percibir mayor cuerpo en este vino, el cual se despidió dejando una persistencia media.

Dejamos los blancos para degustar el Masi Bonacosta (2013), DOC Valpolicella Classico. De color rubí con reflejos granate (dados por sus variedades y no por la crianza), de capa media/baja. Realmente impacta que un tinto joven pueda desarrollar algunas notas tan complejas en nariz como lo hace este vino. De entrada notas de humedad, sotobosque, se hicieron presentes, para luego dar paso a algunas frutas rojas de bosque, pero también a aromas que recordaban las ciruelas pasas, sin dejar de un lado la presencia del regaliz. Como les dije, un vino que huele –sin lugar a dudas– a Italia. En boca la entrada fue dulce, con una acidez potente para un tinto, nuevamente la nota mineral y una sutil despedida amarga. Un vino que visualmente no parecía que fuese a tener mucho cuerpo, pero que invadía agradablemente el paladar con su astringencia y su peso, confirmando sus aromas en el gusto. Su persistencia pudimos catalogarla como media/larga.

Para cerrar, disfrutamos de nuestra tradicional picada, para la cual intento elegir siempre platillos de la zona/país que armonicen con los vinos que degustamos durante la actividad.

Nuevamente un placer compartir con personas quienes no solamente disfrutan del vino, sino también de toda esa información contenida en  la copa.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy

Anuncios

Un paseo por el Ron de Venezuela

El pasado domingo (31 de Enero) tuve el placer de dirigir una degustación de rones en la Hacienda la Trinidad. En efecto, ese era el nombre de la actividad cuando envié la convocatoria: “Degustación de Rones”. Pero mientras preparaba la presentación y trabajaba sobre los rones que había seleccionado, entendí que “Un paseo por el Ron de Venezuela” era un título mejor para toda la información que quería compartir y la experiencia que iba a disfrutar con los participantes.

Rones Elizabeth Yabrudy 01

Paseamos por la historia, los llevé de la mano a lo largo del proceso de producción, conversamos sobre el ron viejo de Carúpano y la Hacienda Altamira (casa de Ron Carúpano), vimos imágenes de Santa Teresa con su historia, les hablé acerca de los aportes de Alejandro Hernández -creador de Pampero- a la industria del ron y, por supuesto, les presenté la Denominación de Origen Ron de Venezuela, de lo que se sabe oficialmente, de lo que todos comentan y de lo complicado que es conseguir sus reglamentos oficiales, los cuales para mí siguen siendo un misterio; no obstante, un orgullo.

Posteriormente, pasamos a la degustación. A continuación un resumen de los productos que probamos:

  • Ron Roble Viejo: elaborado en Ocumare del Tuy por Complejo Industrial Licorero del Centro. Salió al mercado en el 2012 y su maestro ronero es Giorgio Melis. Se trata de una mezcla de rones añejados entre 6 y 8 años. El producto se presentó límpido y brillante en copa, con un color ámbar claro y una densidad media. En nariz se presentó con una intensidad media/alta, reflejando aromas con carácter dulzón, principalmente frutales, incluyendo frutos secos como las almendras, así como algunas notas de vainilla y madera. Al degustarlo, la sensación de la entrada fue dulce, pero no pudimos confirmar los aromas en boca, pues el carácter del roble sobrepasaba los otros descriptores. Se percibió una sensación agradable de picor debido al alcohol. La persistencia de este ron fue media, marcada fundamentalmente por el alcohol y la madera. Sus productores lo recomiendan para ser usado en coctelería, debido a que es un producto que logra mantener su esencia al combinarse con jugos de frutas y otros ingredientes. En particular tuve oportunidad de probarlo alguna vez con canela, cáscara de naranja y agua tónica (¡me encantó!), así como también en una suerte de mojito, elaborado con papelón en lugar de azúcar. Cuando lo armonizamos con los platillos no obtuvimos una respuesta muy positiva, aunque algunos de los participantes lo disfrutaron con el cebiche de mango.
  • Ron Cacique Leyenda: elaborado en La Miel, estado Lara, por Destilerías Unidas y comercializado por Diageo de Venezuela. Salió al mercado en el 2014 y sus maestros roneros son Luis Figueroa y Oswaldo Báez. Menos brillante que el ron anterior, posiblemente debido a que parte de la mezcla ha sido criada en barrica por mucho más tiempo. Es un producto que mezcla alcoholes añejados entre 2 y 12 años, presentándose en vista con un tono ambarino más potente. Su nariz cautivó a quienes adoran los aromas dulces, ya que se percibía una combinación entre frutas maduras, en confitura, notas de ciruela y ponsigué, con especias de repostería (canela y nuez moscada, fundamentalmente); aromas a torta de navidad, como lo describimos algunos. La entrada en boca confirmó los aromas, percibiéndose la redondez del ron, con un cuerpo de medio a suave, que nos dejó una sensación agradable al paladar, con una despedida de prolongación media/baja. La recomendación de la marca como servicio ideal de este producto es en un vaso largo, con agua gasificada y una conchita de limón. En la armonía con los platos que servimos, resultó favorita la unión entre Cacique Leyenda y el asado con salsa semi-dulce.
  • Ron Carúpano Solera Centenaria: elaborado en la Hacienda Altamira, en Carúpano, estado Sucre. Salió al mercado en 1993 y su maestra ronera (la única mujer en tener ese título en Venezuela) es Carmen López. Color dorado intenso como la miel y densidad alta en copa, fundamentada en sus 45 grados de alcohol. Sus aromas absolutamente distintos a los de los rones anteriores, marcados por la barrica y las notas marinas. La fruta se percibió en confitura, con toques de naranja macerada, así como frutos secos, tipo almendras tostadas; todo ello conjugado por las notas dadas por la crianza prolongada de este producto (añejamiento de seis años en sus rones base, con reservas de hasta 21 años), las cuales se percibieron con aromas de caramelo bien marcado, vainilla y roble. Difícil de escapar de la entrada dulce, la cual dio paso a una sensación salina, con la confirmación de aromas que además estaban acompañados por un agradable picor, un cuerpo elegante y una despedida larga que dejó sensación untuosa en boca. La sugerencia de su servicio perfecto es consumirlo en vaso corto en las rocas o, incluso, en una copa balón también con piedras de hielo. Resultó ser una armonía perfecta para el cebiche de mango, y algunos de ustedes lo describieron también como combinación ideal con el asado. Sin embargo, para mí es el tipo de producto que disfrutaría solo, como culminación de una deliciosa cena.

Rones Elizabeth Yabrudy 02

Para cerrar degustamos el Licor de Ron Hacienda Saruro, en compañía de los exquisitos chocolates de Sander Chocolatier. Ambas opciones –tanto las conchitas de naranja cubiertas con chocolate, como las napolitanas con sarrapia– resultaron fantásticas. Todos disfrutaron de este dulce cierre mientras veían el vídeo oficial de la DOC Ron de Venezuela

Una excelente experiencia. Gracias a quienes pudieron acompañarme en esta oportunidad.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy I.

 

Determina tu estilo de vino

En la entrega anterior, titulada “Por qué te gustan los vinos que te gustan, explicamos cómo podías hacer para identificar las sensaciones que te produce el vino en nariz y boca, y dejé como tarea practicar con varios vinos blancos y tintos de diferentes cepas.

Cuando hablamos de tipos de vinos, hacemos la división de las categorías basados en estilo y sabor, los cuales van a estar directamente relacionados con tres aspectos:

  • Variedad de uva
  • Suelo y clima de la zona de producción
  • Proceso de vinificación, incluyendo la crianza del vino

Para ayudarte un poco a sacar tu conclusión, a continuación indico las características de los distintos tipos de vinos, con las variedades de uva asociadas con ellos. Ten a mano las notas que escribiste durante tus degustaciones, y trata de incluir los vinos en algunas de estas categorías:

Blancos Ligeros y Altos en Acidez:

blancos_lac

  • Intensidad aromática media
  • Aromas frutales (predomino de cítricos y frutas altas en acidez), herbáceos, flores blancas, con posibles notas minerales
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Predomina la acidez
  • Posible sensación salina o mineral
  • Sin amargor
  • Astringencia nula
  • Sensación fresca en boca = baja graduación alcohólica
  • Cuerpo acuoso o delgado = ligero
  • Persistencia media (soportada principalmente por la acidez tan marcada)

Algunas variedades que suelen presentar estas características: Albariño, Cortese (Gavi DOCG), Chenin Blanc, Garganega (Soave DOC), Gruner Veltliner, Pinot Grigio, Riesling, Sauvignon Blanc, Verdejo, Verdicchio, Vernaccia, Viura (Macabeo)

Blancos Aromáticos:

blancos_a

  • Intensidad aromática alta
  • Predominio de aromas florales y frutales (frutas con semilla y tropicales)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco. No obstante, puede percibirse una ligera sensación de dulzor
  • Acidez moderada
  • Posible sensación salina o mineral
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga
  • Astringencia nula
  • Sensación fresca en boca = graduación alcohólica baja/media
  • Cuerpo delgado = medio
  • Persistencia baja

Algunas variedades que suelen presentar estas características: Gewürztraminer, Moscato, Müller-Thurgau, Torrontés, Viognier

Blancos Intensos y con Cuerpo:

blancos_icc

  • Intensidad aromática media
  • Aromas a frutas maduras, frutos secos, pan tostado
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez moderada a baja
  • Sensación salina nula
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga (debido a su contacto con madera durante la fermentación y/o crianza)
  • Astringencia perceptible (también justificada por su contacto con madera durante la fermentación y/o crianza)
  • Cuerpo medio/alto. Se perciben carnosos y untuosos
  • Persistencia media/alta

Los blancos intensos y con cuerpo poseen estas características no por la uva que les da origen, sino por su proceso de vinificación y crianza, ya sea que el vino haya sido fermentado en barricas de roble, dejado en contacto sobre las lías y/o madurado en roble. Si esto ocurrió, el bodeguero te lo dejará saber en la etiqueta de la botella. No obstante, es importante que sepas que no todas las variedades blancas soportan estos procesos, por lo que comúnmente sólo las más aptas van a ser sometidos a ellos.

Algunos ejemplos: Chardonnay, Garnacha Blanca, Malvasía, Marsanne, Muscadet, Roussanne, Sauvignon Blanc, Verdejo, Viognier, Viura

Tintos Jóvenes – Afrutados

tintos_jya

  • Intensidad aromática media/alta
  • Aromas frutales y florales
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media a alta
  • Sensación salina variable (depende de la cepa y la zona de origen)
  • Sin despedida amarga o muy poco perceptible
  • Astringencia baja (porque no pasan por barrica o lo hacen por un período menos a seis meses)
  • Sensación fresca en boca, a pesar de ser tinto
  • Cuerpo medio a bajo
  • Persistencia media

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Barbera, Cabernet Franc, Cinsault, Corvina (Bardolino DOC o Valpolicella DOC), Dolcetto, Gamay (Beaujolais Nouveau), Garnacha, Sangiovese, Tempranillo (Joven), Pinot Noir, Vinho Verde, vinos de mesa

Tintos con Madera – Balanceados

tintos_cmb

  • Intensidad aromática media
  • Balance entre aromas primarios (frutas y flores) y notas generadas por el contacto con barrica o madera (ahumados, especias, cuero, café, entre otros)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media
  • Sensación salina variable (depende de la cepa y la zona de origen)
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga (especialmente por la presencia de la madera)
  • Astringencia media a alta (dependiendo del tipo de madera utilizada y el tiempo de uso de la barrica)
  • Sensación de calor en boca, el alcohol es mucho más perceptible
  • Cuerpo medio/alto
  • Persistencia media/alta

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Carmenère, Crus Bourgeois, Gamay (Beaujolais Village), Malbec, Merlot, Mourvèdre, Pinot Noir (con paso por barrica mayor a seis meses), Sangiovese (Chianti DOCG o Rosso di Montalcino DOC), Tempranillo (Crianza)

Tintos con Madera – Complejos

tintos_cmc

  • Intensidad aromática media
  • Predominio de aromas terciarios (frutas cocidas, cuero, café, chocolate, vainilla…)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media a media/baja
  • Sensación salina nula o poco perceptible
  • Sin despedida amarga o muy poco perceptible
  • Astringencia aterciopelada, educada o sedosa (dependiendo del tiempo de crianza en barrica y en botella)
  • Sensación alcohólica media a media/baja
  • Cuerpo medio/alto o medio (sujeto a la edad del vino)
  • Persistencia media/alta (sujeto a la edad del vino)

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Corvina (Amarone), Cabernet Sauvignon, Nebbiolo (Barbaresco DOCG o Barolo DOCG), Garnacha (Priorato DOCa), Sangiovess (Brunello di Montalcino DOCG), Malbec (Cahors AOC), Syrah (Hermitage AOC), Tannat, Tempranillo (Reserva y Gran Reserva), Touriga Nacional, varietales o vinos de corte (de larga guarda) de Nuevo Mundo

Tan pronto hayas incluido los productos degustados en las categorías apropiadas, habrás determinado tu estilo de vino. Ya no será válido simplemente comentar que prefieres los blancos sobre los tintos, sino que podrás decir que te gustan, por ejemplo, los Blancos Ligeros y Altos en Acidez, mas no los Blancos Aromáticos. En este sentido, la próxima vez que vayas a comprar un vino o a elegir uno de la carta de vinos de un restaurante, sabrás que puedes darte la oportunidad de probar un Albariño o un Pinot Grigio, en lugar de seguir con tu orden clásica de Sauvignon Blanc.

Quisiera recalcar los tres aspectos que influyen sobre las características de un vino: variedad de uva, suelo y clima de la zona de producción, y las técnicas o proceso de vinificación, siendo este último punto determinante, especialmente en la clasificación de los tintos. Una misma uva que es vinificada sin pasar por barrica, va a dar origen a un vino muy distinto a aquel que ha sido sometido a diez o doce meses de crianza en roble, y afinado posteriormente en botella.

Puedes inclinarte por más de un tipo de vino y simplemente hacer tu selección de acuerdo con la ocasión de consumo y tu estado de ánimo. El vino es un placer, y los placeres están vinculados con la sensibilidad. Se trata de disfrutar al máximo la experiencia.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy I.