Determina tu estilo de vino

En la entrega anterior, titulada “Por qué te gustan los vinos que te gustan, explicamos cómo podías hacer para identificar las sensaciones que te produce el vino en nariz y boca, y dejé como tarea practicar con varios vinos blancos y tintos de diferentes cepas.

Cuando hablamos de tipos de vinos, hacemos la división de las categorías basados en estilo y sabor, los cuales van a estar directamente relacionados con tres aspectos:

  • Variedad de uva
  • Suelo y clima de la zona de producción
  • Proceso de vinificación, incluyendo la crianza del vino

Para ayudarte un poco a sacar tu conclusión, a continuación indico las características de los distintos tipos de vinos, con las variedades de uva asociadas con ellos. Ten a mano las notas que escribiste durante tus degustaciones, y trata de incluir los vinos en algunas de estas categorías:

Blancos Ligeros y Altos en Acidez:

blancos_lac

  • Intensidad aromática media
  • Aromas frutales (predomino de cítricos y frutas altas en acidez), herbáceos, flores blancas, con posibles notas minerales
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Predomina la acidez
  • Posible sensación salina o mineral
  • Sin amargor
  • Astringencia nula
  • Sensación fresca en boca = baja graduación alcohólica
  • Cuerpo acuoso o delgado = ligero
  • Persistencia media (soportada principalmente por la acidez tan marcada)

Algunas variedades que suelen presentar estas características: Albariño, Cortese (Gavi DOCG), Chenin Blanc, Garganega (Soave DOC), Gruner Veltliner, Pinot Grigio, Riesling, Sauvignon Blanc, Verdejo, Verdicchio, Vernaccia, Viura (Macabeo)

Blancos Aromáticos:

blancos_a

  • Intensidad aromática alta
  • Predominio de aromas florales y frutales (frutas con semilla y tropicales)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco. No obstante, puede percibirse una ligera sensación de dulzor
  • Acidez moderada
  • Posible sensación salina o mineral
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga
  • Astringencia nula
  • Sensación fresca en boca = graduación alcohólica baja/media
  • Cuerpo delgado = medio
  • Persistencia baja

Algunas variedades que suelen presentar estas características: Gewürztraminer, Moscato, Müller-Thurgau, Torrontés, Viognier

Blancos Intensos y con Cuerpo:

blancos_icc

  • Intensidad aromática media
  • Aromas a frutas maduras, frutos secos, pan tostado
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez moderada a baja
  • Sensación salina nula
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga (debido a su contacto con madera durante la fermentación y/o crianza)
  • Astringencia perceptible (también justificada por su contacto con madera durante la fermentación y/o crianza)
  • Cuerpo medio/alto. Se perciben carnosos y untuosos
  • Persistencia media/alta

Los blancos intensos y con cuerpo poseen estas características no por la uva que les da origen, sino por su proceso de vinificación y crianza, ya sea que el vino haya sido fermentado en barricas de roble, dejado en contacto sobre las lías y/o madurado en roble. Si esto ocurrió, el bodeguero te lo dejará saber en la etiqueta de la botella. No obstante, es importante que sepas que no todas las variedades blancas soportan estos procesos, por lo que comúnmente sólo las más aptas van a ser sometidos a ellos.

Algunos ejemplos: Chardonnay, Garnacha Blanca, Malvasía, Marsanne, Muscadet, Roussanne, Sauvignon Blanc, Verdejo, Viognier, Viura

Tintos Jóvenes – Afrutados

tintos_jya

  • Intensidad aromática media/alta
  • Aromas frutales y florales
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media a alta
  • Sensación salina variable (depende de la cepa y la zona de origen)
  • Sin despedida amarga o muy poco perceptible
  • Astringencia baja (porque no pasan por barrica o lo hacen por un período menos a seis meses)
  • Sensación fresca en boca, a pesar de ser tinto
  • Cuerpo medio a bajo
  • Persistencia media

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Barbera, Cabernet Franc, Cinsault, Corvina (Bardolino DOC o Valpolicella DOC), Dolcetto, Gamay (Beaujolais Nouveau), Garnacha, Sangiovese, Tempranillo (Joven), Pinot Noir, Vinho Verde, vinos de mesa

Tintos con Madera – Balanceados

tintos_cmb

  • Intensidad aromática media
  • Balance entre aromas primarios (frutas y flores) y notas generadas por el contacto con barrica o madera (ahumados, especias, cuero, café, entre otros)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media
  • Sensación salina variable (depende de la cepa y la zona de origen)
  • Suelen presentar una salida ligeramente amarga (especialmente por la presencia de la madera)
  • Astringencia media a alta (dependiendo del tipo de madera utilizada y el tiempo de uso de la barrica)
  • Sensación de calor en boca, el alcohol es mucho más perceptible
  • Cuerpo medio/alto
  • Persistencia media/alta

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Carmenère, Crus Bourgeois, Gamay (Beaujolais Village), Malbec, Merlot, Mourvèdre, Pinot Noir (con paso por barrica mayor a seis meses), Sangiovese (Chianti DOCG o Rosso di Montalcino DOC), Tempranillo (Crianza)

Tintos con Madera – Complejos

tintos_cmc

  • Intensidad aromática media
  • Predominio de aromas terciarios (frutas cocidas, cuero, café, chocolate, vainilla…)
  • Bajo contenido de azúcar residual = seco
  • Acidez media a media/baja
  • Sensación salina nula o poco perceptible
  • Sin despedida amarga o muy poco perceptible
  • Astringencia aterciopelada, educada o sedosa (dependiendo del tiempo de crianza en barrica y en botella)
  • Sensación alcohólica media a media/baja
  • Cuerpo medio/alto o medio (sujeto a la edad del vino)
  • Persistencia media/alta (sujeto a la edad del vino)

Algunas variedades o estilos que suelen presentar estas características: Corvina (Amarone), Cabernet Sauvignon, Nebbiolo (Barbaresco DOCG o Barolo DOCG), Garnacha (Priorato DOCa), Sangiovess (Brunello di Montalcino DOCG), Malbec (Cahors AOC), Syrah (Hermitage AOC), Tannat, Tempranillo (Reserva y Gran Reserva), Touriga Nacional, varietales o vinos de corte (de larga guarda) de Nuevo Mundo

Tan pronto hayas incluido los productos degustados en las categorías apropiadas, habrás determinado tu estilo de vino. Ya no será válido simplemente comentar que prefieres los blancos sobre los tintos, sino que podrás decir que te gustan, por ejemplo, los Blancos Ligeros y Altos en Acidez, mas no los Blancos Aromáticos. En este sentido, la próxima vez que vayas a comprar un vino o a elegir uno de la carta de vinos de un restaurante, sabrás que puedes darte la oportunidad de probar un Albariño o un Pinot Grigio, en lugar de seguir con tu orden clásica de Sauvignon Blanc.

Quisiera recalcar los tres aspectos que influyen sobre las características de un vino: variedad de uva, suelo y clima de la zona de producción, y las técnicas o proceso de vinificación, siendo este último punto determinante, especialmente en la clasificación de los tintos. Una misma uva que es vinificada sin pasar por barrica, va a dar origen a un vino muy distinto a aquel que ha sido sometido a diez o doce meses de crianza en roble, y afinado posteriormente en botella.

Puedes inclinarte por más de un tipo de vino y simplemente hacer tu selección de acuerdo con la ocasión de consumo y tu estado de ánimo. El vino es un placer, y los placeres están vinculados con la sensibilidad. Se trata de disfrutar al máximo la experiencia.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy I.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s