Notas extra, otros rones…

Hace un par de semanas tuve oportunidad de dirigir una degustación privada. Un grupo de amigos se reunió y me pidió que liderara la actividad para ellos.

IMG_4850

Luego de contarles un poco sobre la historia del ron en el mundo y en Venezuela, hablamos sobre las diferentes etapas de producción, conversamos sobre los tipos de rones y, por supuesto, sobre la Denominación de Origen Ron de Venezuela.

Trabajamos con cinco productos:

  • Ocumare Golden Reserve: marrón con algunos destellos en bronce, este ron se presentó con intensidad media/alta en nariz, brindándonos aromas de frutas maduras, licor de ponsigué y algo de frutos secos. Entre sus sabores destacaba una arista de acidez importante, lo que hizo de este producto algo distinto a otros rones antes degustados; no obstante, esa intensidad en nariz no se percibió de igual manera en boca, donde se presentó más tímido, con cuerpo medio y una textura envolvente, pero de persistencia media.
  • Bodega 1800 Ron Antiguo: su color era el más claro de toda la selección. Dorado con matices ligeramente naranja, y una mayor fluidez en la copa que el Ocumare Golden Reserve. Baja intensidad en nariz, con notas yodadas/minerales muy marcadas, así como el notable carácter del alcohol. Luego de dejarlo reposar un poco, se abrió más y nos permitió percibir algunas notas de cuero y caramelo. En boca se presentó recordándonos que es un ron de la zona oriental de Venezuela, por lo cual su mineralidad (carácter salino) se percibía fácilmente. Un cuerpo ligero a medio, un ron fácil de tomar solo y posiblemente ideal para acompañar algunos platillos de mar. Puedo imaginarlo con un ceviche clásico o con unos camarones al ajillo.
  • Pampero Aniversario: de un hermoso color marrón con toques rojizo y una densidad media en copa. Su intensidad en nariz sorprendió al grupo, cautivándonos con aromas que nos recordaban cuero, roble, frutas maduras con carácter dulce, almendras tostadas, notas ahumadas. En boca se confirmaron los aromas con una entrada dulce y sedosa. Con un cuerpo similar al del primer ron, éste fue muy elegante al paladar, absolutamente balanceado.  ¡Resultó ser el favorito de todos!
  • Santa Teresa 1796: color ámbar, ligeramente de menor intensidad cromática que el Pampero, con reflejos ladrillo que le daban vivacidad en vista. Una nariz perfumada que hacía pensar en notas ameladas, confitura de naranja, y una presencia de flores blancas aromáticas como el azahar. Boca delicada, confirmación de los aromas, con el dulzor preciso para ser percibido sin llegar a catalogarse como un ron dulce.
  • Ron Cañaveral (barrica personal de uno de los participantes): su dueño nos contó que el ron conservado en la barriquita tenía entre 6 y 8 años de crianza originalmente, y que él lo había conservado allí por casi dos años más. En copa se apreciaba su color ámbar con una perceptible herradura en tono cobrizo. De intensidad media/alta en nariz, con marcadas notas de madera que opacaban otros aromas en este ron, posiblemente por sus conservación por casi 24 meses en un contenedor tan pequeño. Al agitarlo y darle un poco de tiempo, pudimos percibir notas de cuero y algo de caramelo, frutos secos, y un ligero dejo frutal.  En boca se presentó potente, con mucho carácter, marcado inicialmente por la madera y el alcohol. La recomendación fue servirlo en una coctelería delicada. Sugerimos combinarlo con agua tónica y un toque de limón, aromatizando el vaso con una ramita de canela y hojas de hierba buena.

IMG_4838

Fue una muy buena experiencia. Como aprendizaje, si pudiera repetirla, posiblemente cambiaría el orden de servicio de los productos (Bodega 1800 Ron Antiguo, Ocumare Golden Reserve, Santa Teresa 1796, Pampero Aniversario, Ron Cañaveral)  y le daría tiempo al Cañaveral para que se abriera un poco más, de modo de no percibirlo tan regio como ocurrió en esta ocasión.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy