Concurso Mejor Sommelier del Mundo 2016

CMSM

Cada vez hay más personas quienes quieren saber de vinos. Algunos se dedican al consumo desde la simple y magnífica experiencia de la prueba sin juicio; otros leen, van aprendiendo y buscan quien los guíe para degustar con conocimiento; algunos asisten a escuelas para aficionados persiguiendo una formación más completa; y los que quieren ir más allá, estudian para ser sommelier.

El inconveniente, según mi punto de vista, es que ser un sommelier no se traduce únicamente en saber de vinos (destilados, aguas, te, entre otros). Muchos tenemos un título profesional al que no necesariamente le estamos rindiendo tributo. Leyendo aquí y allá, encontré en Wine Spectator Online una crónica de Jonathan Ray (2013) en el cual cita a Benoît Gouez, Chef de Cave en Moët & Chandon, quien dice que ser sommelier “tiene que ver con sicología y el entendimiento del cliente, así como de sus expectativas. El sommelier es el punto medio entre el chef y el cliente, y debe tener un conocimiento excepcional acerca del vino, siendo técnicamente adepto a este. Es un reto enorme”.

En este sentido, y estando absolutamente de acuerdo con lo dicho por Benoît Gouez, un verdadero sommelier tiene que trabajar en sala, o haber tenido la experiencia del servicio en el restaurante por un largo tiempo. Para confirmar mi teoría, vuelvo al título de este texto, y a lo que está por venir a final de esta semana: El concurso para elegir al Mejor Sommelier del Mundo 2016.

CONCURSANTES CON MAYORES POSIBILIDADES

Las pruebas inician con un examen teórico, por lo cual el conocimiento adquirido tras horas y horas de estudio es fundamental. Si quieren tener una referencia sobre cuánto hay que estudiar, y por cuánto tiempo (que la respuesta rápida es muchísimo y sin límite), los invito a ver el documental Somm. ¡Se van a impresionar!

Pero la teoría solamente te hace un conocedor. En la primera ronda también se evalúa la degustación analítica a ciegas, la cual debe realizarse en una segunda lengua. Para ello se requiere que el participante haya invertido suficientes horas en la práctica sensorial, catando productos de la mayor cantidad de regiones viti-vinícolas, de modo que tenga la capacidad para reconocer los vinos.

Las mayores posibilidades de pasar a la siguiente etapa –y de sobrevivir a la misma– la tienen sin duda aquellos quienes dedican su vida a la profesión. En esta segunda ronda los participantes se reducen de 60 (aproximadamente) a 12. Deberán demostrar sus destrezas para el servicio en sala. Se les asignan una serie de tareas que deben cumplir, como si estuvieran atendido a clientes en un restaurante. Seguidamente, el concursante debe identificar a ciegas algunos vinos y describirlos, explicando su mejor armonía con comida y las condiciones ideales para su servicio. Si se mantiene el mismo formato del concurso del 2013, el siguiente paso es completar un segundo examen teórico.

Los tres mejores, elegidos por un estricto jurado calificador, pasan a la final. Como si los nervios por obtener el codiciado título -con más de un intento hecho por ellos en la mayoría de las ocasiones- no fuese poco, una audiencia gigantesca y cámaras para transmisión en vivo, acompañan a los concursantes.

Como es de imaginar, en este punto la competencia se torna más compleja. El participante debe demostrar sus habilidades de manejo de la sala tanto en lo que corresponde al servicio per se, como a sus herramientas para la resolución de conflictos y manejo de situaciones inesperadas. Aparte, debe hacer sugerencias de armonías entre comida y vino, identificar errores de redacción en un menú, y nuevamente degustar a ciegas diversos productos.

En este punto gana la competencia quien tenga la mayor preparación, desde todo punto de vista: conocimiento, experiencia, sicología, teatralidad y auto-control, entre otros aspectos. No hay dudas que ser un buen sommelier requiere constancia, y ser el Mejor Sommelier del Mundo implica, además, dedicación, desarrollo personal e intelectual, y la capacidad para poder demostrar verdadera pasión por la profesión.

QUIÉN NOS REPRESENTA

GGGustavo García, Mejor Sommelier de Venezuela 2015. Conozco a Gustavo desde el 2007; cuando yo apenas me iniciaba seriamente en el mundo del vino, él se desempeñaba como sommelier del Restaurante Le Gourmet (Caracas, Venezuela),  donde prestó sus servicios hasta el 2011. Desde entonces, ha fungido como asesor de cavas privadas de alto nivel, tanto dentro como fuera de Venezuela.

Ha acompañado su actividad profesional con viajes a importantes bodegas en Francia, Italia, España y Chile. Para completar la formación obtenida en la Academia de Sommeliers de Venezuela, ha realizado cursos y entrenamientos formales en el exterior, como el de servicio en sala de l’Ecole de Formation d’Alain Ducasse (Paris, Francia).

Gustavo representó a Venezuela en el concurso Mejor Sommelier de las Américas que se realizó el año pasado en Chile (2015). Como parte de su preparación para el Concurso Mundial de Sommelier 2016, hizo una segunda pasantía en el Restauante Le Cinq del Hotel Four Seasons Georges V (Paris, Francia) baja la dirección de Eric Beaumard, Mejor Sommelier de Europa 1994 y, posteriormente, recibió entrenamiento de la mano de Franck Thomas, Mejor Sommelier de Europa 2000 (Antibes, Francia).

Tuve oportunidad de conversar con Gustavo y preguntarle acerca de las expectativas que tiene sobre el Concurso. “La preparación que un sommelier debe tener para un concurso como este es muy rigurosa y debe ser muy constante. Me siento tranquilo porque no tengo una presión tan fuerte como otros colegas. Quiero hacer un buen papel y esto no necesariamente implica quedar entre los 12 finalistas. Voy a vivir la experiencia y aprender de ella, y parte de esto incluye establecer conexiones con compañeros y personalidades del mundo del vino. Esta será, posiblemente, parte de la mejor preparación que pueda tener para alcanzar una posición relevante en futuros concursos internacionales”.

LA CITA ES EN MENDOZA, ARGENTINA

Esta es sin duda una semana importante para Argentina en lo que al mundo del vino se refiere. Ya deben estar arribando a Mendoza especialistas de distintos países (como algunos de los mejores sommeliers del mundo, entre ellos Paulo Basso, Gerard Basset y MarKus del Monego) quienes se reunirán -entre el 15 y el 20 de abril- con motivo del Concurso Mundial de Sommeliers, edición número quince.

Esta competencia se ha realizado desde 1969, teniendo lugar cada tres años en alguno de los países miembros de la Association de la Sommelierie Internationale. Los actuales ganadores de los concursos nacionales, así como los ganadores de los concursos continentales, representarán a 53 países en esta contienda que pretende, entre otras cosas, promover la visibilidad de la profesión del sommelier más allá de las fronteras de la industria en sí.

  • 16 de Abril: inicio de la competencia con la evaluación teórica y la degustación de productos a ciegas. Al final de la sesión, únicamente avanzan doce participantes, quienes competirán en la segunda ronda.
  • 17 de Abril: ronda semifinal, con los doce participantes seleccionados. En paralelo se estará celebrando el Día Mundial del Malbec.
  • 19 de Abril: el Teatro Independencia de la Ciudad de Mendoza será el escenario para la final del Concurso. Este hermoso recinto acogerá a más de seiscientas personas, incluyendo las delegaciones de todo el mundo, la directiva de la ASI, personalidades del sector viti-vinícola, sommeliers y periodistas especializados. Se tiene planificado hacer una trasmisión en pantalla gigante en el Park Hyatt Mendoza y el concurso podrá ser observado, en tiempo real, vía Internet, en todas partes del mundo.

Le deseo a todos los concursantes el mayor de los éxitos. Cada uno sabe hasta dónde quiere y puede llegar. La realidad de la profesión es diferente para todos y la preparación depende no solamente de sus capacidades personales e intelectuales, sino del apoyo que reciban tanto de sus respectivas Asociaciones como de la industria del vino de su país, a fin de poder acceder a productos, viajar y tener una formación constante como lo amerita quien decida acercarse a obtener el título de Mejor Sommelier del Mundo.

¡Salud!

Elizabeth Yabrudy I.

Anuncios